1 julio, 2011 Comentarios (0) Bitacora

01-07-2011. MACIZO CENTRAL DE PICOS DE EUROPA

Dosmiles Castilla y León

MACIZO CENTRAL DE PICOS DE EUROPA

Veintiún horas en el Macizo Central de Picos de Europa bien aprovechadas para una excursión relámpago con el objetivo de coronar algunas de las cimas más emblemáticas del corazón de Picos en el breve hueco que nos han dejado nuestras ajetreadas agendas en los últimos meses. Y es que cuando el tiempo es escaso hay que intentar aprovecharlo al máximo. Nos planteamos el ataque desde Fuente Dé, llegando a la base del teleférico a casi las siete de la tarde habiendo comido solo un pincho en un bar en el camino. Mochila a la espalda y a pillar deprisa el telecabina para empezar a andar cuanto antes. Una horita y llegamos al refugio bajo las paredes de Horcados Rojos, donde dejamos las mochilas, bebimos y continuamos hacia la cima del Tesorero. A eso de las 8 y media en la cima y de nuevo para abajo en busca de las mochilas donde estaba la comida que reclamaban nuestros estómagos. Suculenta cena y rápido al saco bajo un maravilloso cielo lleno de estrellas.

A las seis y media de la mañana arriba, que ya es de día a esas horas. Desayuno frugal, mochila a la espalda y de nuevo para arriba acometiendo la ruta que nos lleva hacia la base del Tiro Llago. Una horita justa hasta la base y a las ocho y media nos marcamos la primera cima del dia. Descenso rápido y camino a la Torre Blanca. El sol comienza a calentar y no son ni las 9 de la mañana. Cima de la Torre Blanca. Magníficas vistas sobre Cerredo, Liordes, Salinas y tantas otras cimas ya conquistadas. Breve descenso y rápel hasta la infima cornisa que nos separa de la Torre Sin Nombre. Trepadita y nueva cima. Un nuevo rapel, este algo más largo, nos deja en una segunda cornisa. Otra trepadita con mucho cuidado por la mala roca nos deja de nuevo en la arista. Llega el paso más delicado, un IV expuesto pero bien asegurado. Que bien que hemos traido también los gatos. Vamos para arriba. Cima en el Tiro Tirso y rápido descenso por la compacta arista.
Son las once y media. Digo yo que aprovechamos para hacer el Picon, no?. Dicho y hecho, vamos para abajo. Ya hemos descendido cien metros y resulta que nos hemos olvidado de la Torre de las Llastrias. De nuevo para arriba. Cumbre. Para abajo otra vez. El Picón tiene una bonita arista, pero está bastante más lejos de lo que parece… y encima hay que escalar (con esto no contábamos). Cuerda, arnés, gatos. Cima y a correr. A las tres en punto, de nuevo bajo las paredes de Horcados Rojos y a las cuatro de la tarde (hora en que nuestra carroza se convertía de nuevo en calabaza), bajamos felices de nuevo en el teleférico rumbo a Fuente De. Doce horas de actividad. Siete cimas conquistadas. Mil setencientos ochenta metros de desnivel. Una inmensa cara de felicidad. Ha merecido la pena.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR