3 febrero, 2012 Comentarios (0) DosmilesCastillayLeon

03-02-2012. OLA DE FRIO EN EL TOROZO

Dosmiles Castilla y León

OLA DE FRIO EN EL TOROZO

Alerta naranja, casi roja, por la ola de intenso frio se extiende desde la tarde del jueves por toda la península, como consencuencia de una masa de aire frio que viene, nada menos que desde Siberia. La temperatura más baja de Castilla y León la madrugada del viernes ha sido la de la estación de esquí de la Covatilla, en Béjar, que ha registrado 14 grados bajo cero. Tampoco ha sido mucho más alta la temperatura en otros lugares: -5 en Valladolid, -6 en Burgos, etc.. Todo lo que llevamos de invierno se nos ha ido negando la nieve, tal y como comentábamos en nuestras anteriores crónicas, y ahora llega una intensa ola de frío que tampoco parece que vaya a dejar nevadas, al menos viernes y sábado. El fin de semana pinta más de chimenea y botillo que de otra cosa y aunque nos quedan pocos dosmiles que coronar, lo que nos sobra es ilusión.

Así pues, preparamos nuestra mochila con el equipamiento de frío extremo: sacos y chaquetas de plumas, pasamontañas, cortavientos gruesos, las manoplas y demás material que en alguna que otra ocasión ya han servido de protección por encima de los ochomil metros y nos lanzamos con nuestra locura a las montañas de Gredos, en la provinicia de Avila.

La tarde del viernes es muy corta, pues después de terminar la jornada laboral tenemos que ir hasta Avila, de allí hacia el Puerto de Pico, bajar hacia Cuevas del Valle y luego subir hacia el puerto de Serranillos. Nos proponemos subir a otro dosmil “menor”: La Piedra Caballera, una cima que forma parte de la pequeña sierra del Torozo. La cima del Torozo ya la ascendimos hace tiempo, disfrutando de una hermosísima escalada por su cara sur, pero nos habíamos dejado esta otra cima que se abre hacia el este, mirando hacia las Sierras del Cabezo y Centenera. Desde el mismo puerto la ascensión se puede acometer en una sola tarde, pues vienen a ser unos setencientos metros de desnivel muy cómodos. La única dificultad en esta ocasión van a ser las condiciones meteorológicas. De hecho, cuando salimos del coche, a las cinco en punto de la tarde, el termómetro marca seis grados bajo cero y sopla un viento tremendo que puede hacer que la sensación térmica esté por debajo de los -10º. Nos abrigamos con toda nuestra ropa y vamos buscando la orientanción en la que ascender más protegidos del fuerte viento. Llegando a la cima casi es imposible mantenerse en pie y el frio nos impide permanecer más de un instante, lo justo para sacar la foto de cumbre con El Torozo al fondo. Llegamos de nuevo al coche dos horas y veinte minutos más tarde, anocheciendo, pero todavía sin necesidad de sacar los frontales, buscando como locos el abrigo del coche que nos habrá de dar cobijo esta fría noche. Mañana será otro día.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR