9 enero, 2010 Comentarios (0) Bitacora

09-01-2010. AMBIENTE GELIDO EN LA SIERRA DE BEJAR

Dosmiles Castilla y León

AMBIENTE GÉLIDO EN LA SIERRA DE BÉJAR

Si terminamos el año pasado con un tiempo francamente malo para salir a nuestras queridas montañas, no ha sido nada mejor el comienzo del 2010. Agua, nieve, frío y viento parece que se han aliado entre si para no darnos ni un triste fin de semana de respiro y poder disfrutar del invierno en las cumbres. Este sábado hemos desafiado a las bajisimas temperaturas armándonos de valor y hemos ido a buscar la nieve a la zona de la Sierra de Béjar. Hace dos años enlazamos ya con esquis toda la cuerda, desde la estación de esquí de la Pinilla hasta el Canchal de la Ceja, y el año pasado con nuestros amigos de Asprona subimos de nuevo al Canchal de la Ceja y al Torreón.

Nos quedaban pues, en esta zona, solamente las cimas de los Hermanitos y ya en el límite mismo con Cáceres, dos cimas de menor entidad, el Pinajarro y la Nijarra. A priori el día pintaba fenomenal: aunque muy frio (-7º en el Hotel, a 1700 metros) soleado y sin una gota de aire. La nieve había bajado bastante esos días, lo que nos permitio calzarnos los esquis en este mismo punto. No obstante nada fue según lo previsto. La cantidad de la nieve caida era realmente poca, incluso por encima de la plataforma (1900 metros), y a partir de 2100 el tiempo se complicó mucho (lo que no es en absoluto nada raro en estas montañas): niebla muy espesa, que dificultaba la visibilidad más alla de cincuenta metros, laderas con nieve con placas tremendamente inestables (alguna de ellas se nos vino literalmente abajo al simple paso con los esquís) y un fuerte viento, que hacía que en el cordal fuera inhumano progresar (con una sensación térmica próxima a los -25º).

A la vista de las circunstancias, al llegar al cordal dudamos incluso si proseguir hasta la cima del Calvitero o directamente volver sobre nuestros pasos. Puesto que estábamos muy cerca de esta cima (así por lo menos lo indicaba nuestro gps, puesto que no era posible adivinar ninguna referencia con tan escasa visibilidad), seguimos hasta dicha cima y, sin perder más tiempo que el necesario para hacer la foto que aquí dejamos, nos fuimos de vuelta para abajo. En el coche la temperatura marcaba -6º cuando llegamos, que eran las 5 de la tarde. La buena noticia es que, puesto que no alcanzamos nuestros objetivos en esta ocasión, hemos de volver, pero esperemos que con mejor tiempo y algo más de nieve para disfrutar un poco más de estas bellísimas montañas charras.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR