10 Junio, 2012 Comentarios (0) Bitacora

10-06-2012. GREDOS, DE BOTE EN BOTE

Dosmiles Castilla y León

GREDOS, DE BOTE EN BOTE

 

 

La jornada de este domingo ha resultado más dura de lo inicialmente previsto. En el mismo circo de Gredos, al que accedimos el día anterior, nos quedaban por rematar algunas cumbres de las menos conocidas y visitadas. Era el caso del Risco Negro y el Cerro de los Huertos, dos cimas que se elevan por encima de los dos mil metros en la cuerda del Ameal de Pablo y el Risco Moreno. La ascensión a la mismas, por una de las canales que se elevan hacia el oeste desde la misma Laguna Grande, junto al regato del agua que caía todavía con fuerza fue una auténtica delicia. Desde el mismo cordal una vertiginosa bajada hacia el oeste nos colocó debajo del Cuchillar de la Galana, cuyas cumbres también teníamos intención de ascender. Dicho y hecho, de nuevo por las verticales canales orientadas al este fuimos cogiendo rápidamente altura para ir coronando una por una las distintas cimas que se encuentran entre la Portilla del Rey y la esbelta cumbre de La Galana, hasta terminar en el collado del Venteadero.

Puesto que el descenso queríamos hacerlo por la Garganta de la Tejea, nos fuimos en dirección a Los Castillejos, hacia el oeste. Antes de comenzar el descenso hacia la misma garganta teníamos intención de coronar otra cumbre más. Se trataba de Los Guindos, la cual se encuentra entre Los Castillejos y el Risco del Diablo. En invierno ya estuvimos por aquí, pero al volver a casa comprobamos que la cima más al sur –la que ascendimos entonces- era el Risco del Diablo, mientras que los Guindos había quedado sin subir.  El acceso por la vertiente norte no resultó ser nada sencillo, debido a lo escarpado del terreno y a la gran cantidad de escobas que dificultan nuestra progresión. No obstante, tras un rato “sucio” de sufrimiento (por el cual esperamos que no nos guarde rencor nuestro amigo Marcos que nos acompañó en esta excursión), alcanzamos gozosos la cima.

Ya solo nos quedaba el descenso, muy pronunciado en el primer tramo hasta llegar a la  profunda garganta y muy largo en su segunda parte que tenía su punto final en el Puente Pinillo donde habíamos dejado el coche el día anterior. Jornada dura, sobre todo para nuestros cuádriceps, que acumularon 2600 metros de fuertes desniveles de bajada.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR