12 diciembre, 2010 Comentarios (0) Bitacora

12-12-2010. REQUEJINES Y AUSENTE, EN SAN ISIDRO (LEON)

Dosmiles Castilla y León

REQUEJINES Y AUSENTE, EN SAN ISIDRO (LEON)

Todavía con la resaca de la presentación del libro MONTAÑAS DE CASTILLA Y LEÓN, llevada a cabo el pasado jueves día 9 en Valladolid, en la sede del PRAE, libro que hemos realizado gracias a la colaboración de la Fundación Patrimonio Natural de la Junta de Castilla y León, y cargados con más ilusión que nunca por las muestras de apoyo institucional y personal que recibimos ese día tan intenso, volvemos a la carga con “nuestros dosmiles”.

Después de lo blanca que había comenzado la temporada otoño-invierno en nuestras montañas, han subido mucho las temperatura y ha llovido bastante, con lo que la importante capa de nieve que había caído en las cotas más altas ha desaparecido como por arte de magia.

Por nuestra parte, en ese afán de exprimir al máximo las posibilidades con los esquís de montaña, nos hemos traslado este domingo al puerto de San Isidro, al norte de la provincia de León, por ver si era posible encontrar alguna mancha blanca que encuentre continuidad hasta las cimas de los picos Requejines y Ausente, que son los dos únicos que nos faltan para rematar todos los dosmiles de este sector. Lo que tienen estas condiciones es que acabas llevando todo: las zapatillas de montaña por si no hay nada de nieve, las botas de goretex por si hubiera algo, las raquetas, por eso de que lo poco que haya sea encima malo; y los esquís y las botas, por si sonara la flauta …

La suerte parece que está una vez más al lado de la ilusión y a pesar de que constatamos que se ha ido la mayor parte de la nieve, intuimos que en nuestro ascenso hasta estas dos bellas cimas podemos encontrar continuidad como para subir con esquís. Dicho y hecho. Subimos con esquís desde el aparcamiento de la estación hasta el mismo collado situado a la derecha de las dos cimas que constituyen hoy nuestro objetivo. Ahí dejamos las tablas, pues en el ancho y cómodo cordal la nieve ha sido barrida por el viento. Tras enlazar estas dos bellas cimas volvemos a recoger las tablas para descender hacia la estación de esquí que está ya abierta al pública con una cantidad y calidad de nieve bastante aceptable para la época del año en que nos encontramos. Tomamos de nuevo altura, y descenso rápido por las pistas de vuelta al coche. Poco más de tres horas en total, dos cimas de más de dos mil metros y ya hemos esquiado incluso en pista. No se puede pedir más…

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR