13 Julio, 2012 Comentarios (0) Bitacora

13-07-2012. FRIO EN LA CRESTA, MIERDA EN LA CESTA

Dosmiles Castilla y León

FRIO EN LA CRESTA, MIERDA EN LA CESTA

En pleno mes de julio, 27 grados en la meseta castellana y nos dirigimos hacia las cumbres de Babia con la intención de aprovechar la tarde del viernes para marcarnos uno de los últimos dosmiles que nos quedan en la zona de Babia. Un par de cumbres de más de esa cota nos han surgido tras la última revisión de nuestras cumbres en esa zona. En concreto, se trata de las cimas del Terreiros y del Ortigosa. En diciembre del año 2008 (¡como pasa el tiempo!) estuvimos haciendo toda la travesía por las cumbres de la zona con esquís, saliendo de Riolago, y empezando por el Brañavieja y terminando por el Solana, después de recorrer todas –o casi todas- las cotas de más de dos mil metros. Sin embargo, en esta segunda revisión hemos visto que había dos cumbres que superan esta altitud y que nos habíamos dejado. Si bien es cierto que se trata de montañas secundarias, lo cierto es que superan los 30 metros de desnivel desde el collado más alto.  Se trata del Terreiros y del pico Ortigosa.

Y como la pereza no se lleva demasiado bien con nosotros, a las dos y media de la tarde estábamos saliendo de la ofi camino de estas dos cumbres. Sol en la meseta, pero mal tiempo en Babia. Un pescador contrariado por la mala fortuna del día ya nos lo anticipaba: “frio en la cresta, mierda en la cesta”.

Sin embargo, no nos importa. El mal tiempo nos pilla desprevenidos, pues por todo atuendo llevábamos zapatillas de veranito, pantalón corto, gorra para el sol, crema protectora… y bañador y toalla para a la vuelta darnos un chapuzón en el río junto al camping de Sena de Luna. Nos enfundamos en lo más abrigado que tenemos –pantalón largo y una chaquetita cortavientos- y salimos para arriba partiendo de Peñalba de los Cilleros. Remontamos la cuenca del arroyo de Peñalba hacia la ladera occidental del Valgrán. Al cabo de media hora ya estamos  calados hasta los huesos y nuestros pies chapoteaban dentro de las zapatillas. El intenso viento en las zonas altas, unido a la lluvia hacía que nos quedáramos absolutamente helados y afortunadamente ese intenso frío paralizaba también nuestra mente, pues en otro caso quizás nos habríamos podido detener un momento a pensar qué estábamos haciendo ahí cuando en la meseta castellana apretaba el sol y la gente estaba en la piscina.

En la cima del Valgrán, a pesar del frio y de la lluvia nos reconforta la sorpresa de localizar, en el bote de cristal protegido entre las piedras de la cumbre, la tarjeta que dejamos ahí mismo en el mes de diciembre de 2008. Que ilusión!. Sin tiempo para celebrarlo para no quedarnos helados nos vamos a la cumbre de los Terreirros, que tan sólo se levanta 32 metros sobre el collado. Luego vuelta al Valgrán para, en travesía descendente, llegar a las dos cumbres del pico Ortigosa. La primera, que es la situada más al sur, es más alta que la cima norte, pero resulta tener una prominencia que no llega a los treinta metros. Sin embargo la más baja sí que supera –aunque por muy poco- esa diferencia de metros sobre el collado. En cualquier caso, se trata de cimas poco frecuentadas. El viento y la lluvia no cesan y mojados hasta el tuétano descendemos por toda la cresta hacia el norte hasta un collado desde el que giramos hacia el oeste de vuelta al valle de Peñalba de Cilleros. Vaya mojadura!.  Ya no nos cabe ninguna duda de que, si el refrán de los pescadores es certero, difícilmente alguien se habrá llevado hoy una triste trucha para la cesta…

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR