15 octubre, 2011 Comentarios (0) Bitacora

15-10-2011. PUNTA EXTREMERA Y LOS CABRITOS

Dosmiles Castilla y León

PUNTA EXTREMERA Y LOS CABRITOS

 

En la inmensidad de Picos de Europa hay cientos de cumbres que superan los dosmil metros de altura. Como es lógico, unas se llevan la gloria y otras quedan un tanto a la sombra de las principales. En nuestra rápida incursión por el Macizo Occidental de Picos de Europa, este fin de semana hemos ascendido a dos de éstas últimas. La primera de ellas, la Punta Extremera, como su propio nombre indica en el úlitmo escalón del macizo occidental sobre los hermosísimos valles de Sajambre. La segunda, los Cabritos, en la esquina más oriental del macizo, sobre la depresión del río Cares.

Iniciamos nuestra excursión con las últimas luces del viernes, partiendo de Soto de Valdeón y ascendiendo en una mágnífica tarde por la Vega de Llos, hacia el Frade y desde ahí , disfrutando de una noche maravillosa, por la canal del Perro en dirección a Vegahuerta. La espléndida luna nos permitió llegar sin encender nuestros frontales hasta la base de las Torres de Cotalbín, donde decidimos pasar la noche disfrutando de un espectacular cielo estrellado. A la mañana siguiente comenzamos la actividad ascendiendo a la Punta Extremera, con unas vistas inigualables sobre Sajambre y el resto del macizo Occidental. volviendo sobre nuestros pasos bajamos hasta Vegahuerta, donde nos aprovisionamos de agua para proseguir nuestra jornada. Primero hacia los puertos de Cuba, en busca de la cima de los Cabritos cuyas verticales canales siempre nos habían resultado tentadoras. La ascensión no resulta ni cómoda ni especialmente estética, pero las vistas desde la cima hacen de esta atalaya un lugar privilegiado para disfrutar del conjunto de picos.

Puesto que teníamos que regresar a nuestro coche a Soto, decidimos hacerlo por el collado de Pambuches. El recorrido desde los puertos de Cubas hasta Pambuches resultaba nuevo para nosotros, y el terreno desconocido también aporta su grado de interés. Dicho y hecho. Bajamos hacia el fondo del Joyo Cabrero para ascender hasta el hombro de la Torre del Caballo Cimero y desde ahí atravesando por el collado del Peñón acabamos en el collado de Pambuches.

Nuestras cansadas piernas dieron el resto en la dura bajada, pero, ¡ que demonios, todavía nos quedaba la jornada del domingo para descansar y disfrutar del recuerdo de la ascensión a estas dos bellas cumbres tan poco frecuentadas!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR