16 octubre, 2010 Comentarios (0) Bitacora

16-10-2010. POR LAS PEÑAS INVISIBLES DE VEGARADA

Dosmiles Castilla y León

POR LAS PEÑAS INVISIBLES DE VEGARADA

 

 

El otoño ha vuelto tan deprisa que ya casi es invierno. Todavía no han terminado de cambiar de color las hojas de los arboles en la montaña leonesa y ya anuncian en las cotas más altas las primeras nevadas. Esta previsión meteorológica nos ha hecho cambiar de planes, pues teníamos pensado acudir este fin de semana al Macizo Central de Picos de Europa pero se ha impuesto el sentido común y hemos optado por unas montañas más bajas y menos complicadas. Para ello nos hemos desplazado a la zona del puerto de Vegarada, donde aún nos quedaban algunos dosmiles, sobre todo en la cuerda del Jeje. Se trata de cumbres que, a pesar de su belleza, no nos han recibido nunca con buena cara. Nuestro primer intento de acometer todo el cordal que une el Jeje con el Fuentes fue en invierno, con esquís. Una intensa niebla y un fortísimo viento nos hicieron desistir de nuestro intento rápidamente, aunque conseguimos (con nula visibilidad y una importante mojadura) llegar a la primera de estas cimas. La suerte tampoco nos sonrió en nuestro segundo intento, también con esquís: menos niebla, pero nubes muy bajas, muchísimo frio y un potente viento del norte. En esa ocasión repetimos la ascensión por el Jeje y la enlazamos con el Nogales, tras lo cual desistimos en nuestro propósito de seguir por todo el cordal: las peñas se obstinaban en mostrarse invisibles para nosotros.
A la tercera va la vencida. Esta vez ha sido sin nieve. El tiempo tampoco ha sido bueno (salimos ya con un grado bajo cero del coche a las 11 de la mañana), y aunque no había niebla las nubes estaban muy bajas, lo que limitaba la visibilidad. En cualquier caso la jugada nos ha salido bien. Hemos ascendido directamente desde la carretera del puerto de Vegarada por el valle que se abre entre el Oso y el Fuentes. Primero hemos alcanzado la cima del Oso, con el bonito buzón de cima que aparece en la foto para, a continuación, seguir por la línea de cumbres hasta el Fuentes, desde donde hemos completado un entretenido recorrido circular hasta donde dejamos nuestro coche. Una excursión corta (3 horas y cuarto aproximadamente, ida y vuelta, y unos siete kilómetros en total) y entretenida en la que nos hemos metido en el bolsillo estas dos cimas que nos faltaban de ese cordal.
Al volver al coche todavía nos quedaban ganas, fuerzas y tiempo para hacer algo más, con lo que hemos retrocedido un poco por la carretera para colocarnos en la vertiente oriental del Pico Solana, otro dosmil que nos quedaba en la zona. Unos kilómetros de pista por la citada vertiente nos han permitido reducir un poco nuestro horario, con lo que la única dificultad aparente podrían ser las escobas. Hemos conseguido encontrar sendas que las evitaran y en una hora alcanzamos esta bella cima, con la que cerramos la jornada y bajamos a toda velocidad en busca de una recompensa en forma de huevos fritos.
En esta zona solamente nos resta ascender un dosmil más, La Fitona, pero vamos a dejarlo para un poco más adelante para ver si podemos acometerlo con esquís cuando lleguen las primeras nieves.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR