19 Agosto, 2011 Comentarios (0) Bitacora

19-08-2011. LAS TORRES CIEGA Y DE ITA, EN EL MACIZO OCCIDENTAL DE PICOS

Dosmiles Castilla y León

LAS TORRES CIEGA Y DE ITA, EN EL MACIZO OCCIDENTAL DE PICOS

 

 

Una escapadita por Picos de Europa, para intentar rematar algunas de la pocas cimas que nos quedan de más de dosmil metros en este sector. Nada más llegar a Soto de Valdeón nos encontramos con la agradable sorpresa que por allí andan nuestros amigos Isidoro, Ángeles, Ana y César, que como siempre nos trataron con todo tipo de amabilidades (así resulta mucho más facil subir montañas, je, je..). Nuestro objetivo en esta primera jornada en Picos son las cimas de las Torres Ciega y de Ita, situadas en el Macizo Occidental, al este de La Bermeja. Se trata de dos cimas poco frecuentadas por el hecho de estar “a la sombra” de otras mucho más majestuosas. Esta circunstancia evidentemente solo les resta protagonismo y visitantes ya que belleza no les falta… y muchas veces la soledad y la necesidad de buscarte la vida (y la vía), también tiene su toque de aventura. Accedimos en primer lugar a la Torre de Ita, subiendo desde Soto de Valdeon por el Sedo del Gato y luego, tras pasar sobre el Bolo nos desviamos hacia la derecha en busca de estas afiladas cimas que exigen estar preparados para escalar en roca un tanto delicada por la abundancia de piedras sueltas. La subida la hacemos por el diedro que se eleva desde el collado más occidental y disfrutamos mucho de una escalada bonita y agradable. La nota curiosa fue la presencia de otros tres escaladores que “tuvieron que hacer cola” para ascender a esta cima el mismo dia y casi a la misma hora (cuando a buen seguro no se ascienda más de una docena de veces al año). Charleta con los colegas y rumbo a la Torre Ciega, ascendiendo por la tortuosa canal que se abre por su pared norte. La ascensión en mucho más “sucia”, sufriendo más el canchal que disfrutando de roca. Antes de emprender la vuelta nos acercamos a otra cima “menor” que nos llama la atención: se trata del Peñon, que supera por poco los dosmil metros y descansa a la sombra de cotas más elevadas, pero con un bonito aspecto por sus verticales paredes. De un primer vistazo no presenta ninguna cara fácil, con lo que decidimos preguntar a los que conocen la zona para que nos aclaren las alternativas para, en una próxima cita, poder atacar su cima. El descenso lo hacemos por la horcada de Pambuches y con las piernas maltrechas por el duro descenso llegamos felices de vuelta al fondo del valle de Valdeón

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR