27 Agosto, 2010 Comentarios (0) Bitacora

27-08-2010. FIN DEL VERANO EN PICOS DE EUROPA

Dosmiles Castilla y León

FIN DEL VERANO EN PICOS DE EUROPA

 

Los intensos calores del verano van tocando a su fin y después del merecido descanso estival nos ponemos de nuevo las pilas ascendiendo a una serie de montañas que teníamos pendientes y que nunca antes habíamos transitado. Para ello nos deplazamos al Macizo Occidental de Picos de Europa. En su sector más septentrional, al norte de la Peña Santa hay una serie de cimas que suelen resultar poco visitadas habida cuenta de la importancia de sus hermanas mayores.  Accedemos a ellas desde el refugio de Vega de Ario, y a medida que el día avanza la niebla se disipa. Las vistas sobre el Jultayo, y Cuvicente, al principio, presentan un panorama de lo más atractivo. No obstante, a medida que avanzamos y el cielo queda limpio se van ampliando sobre las paredes verticales – al menos a priori-, de la peña Blanca y de la mítica Robliza. Dejamos para otra ocasión el Jultayo, pues queda en la vertiente asturiana, y tomamos rápidamente altura hasta la cima del Cuvicente. Las impresionantes vistas que se obtienen desde su cima resultan superadas cuando, poco tiempo más tarde, llegamos a la cima de la Torre Blanca.
Nuestro siguiente objetivo es la Robliza. Su famosa arista no nos decepciona y nos regala de nuevo una maravillosa sensación aérea sobre la localidad de Cain, al fondo del valle, mil ochocientos  metros más abajo en caída libre. El día ya ha dado bastante de sí, pero todavía nos queda tiempo y fuerzas para ascender a la vecina cima de la Verdilluenga en una cómoda trepada.
Estos finales de verano invitan a relajarse después de una dura jornada de montaña. Nosotros hemos cargado con los sacos de dormir a nuestras espaldas para disfrutar de la noche en estos maravillosos rincones de Picos de Europa y realmente nos alegramos de haber elegido esta opción, pues el lugar, el tiempo y las sensaciones que nos invaden bien lo han merecido
Después de hacer noche al pie de la Punta Gregoriana comenzamos la jornada superando esa cota, para inmediatamente después diriginos a la Torre de los Cabrones, y tras superarla acometer el descenso hasta la Horcada de San Miguel. Ascendemos desde allí hasta la Piedralengua, con un paredón hacia el sureste que asusta de veras. De vuelta hacia la horcada, nos ilusionamos con una entretenida trepada a los Tiros de la Llera -aunque un tanto delicada en su tramo final por la abundancia de rocas sueltas-. A estas alturas llevamos ya día y medio de actividad y nuestras reservas de agua están literalmente al límite. No obstante, en nuestro ascenso a la siguiente cima, la Torre del Alba, un nevero aún de considerables proporciones nos permite rellenar nuestras botellas e hidratarnos debidamente. Tras la cima de esta montaña, solamente nos queda en el horizonte otra montaña más en la línea divisoria de la Comunidad de Castilla y León con la de Asturias. Es la Torre de la Canal Parda, a la que accedemos en una elegante trepada desde el collado que separa el Jou de la Canal Parda del Jou de los Asturianos.Con esta ascensión terminamos un fin de semana intenso en la zona occidental de Picos con un buen puñado de cimas en nuestras mochilas: Cuvicente (2014), Peña Blanca (2204), La Robliza (2227), La Verdilluenga (2129), la Punta Gregoriana (2260), la Torre de los Cabrones (2270), la Piedraluenga (2295), los Tiros de la Llera (2289), la Torre del Alba (2390) y la Torre de la Canal Parda (2350). Diez cimas de picos por encima de los dosmil metros en dos jornadas. No está nada mal. Y eso que era para calentar….

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR