2 Marzo, 2013 Comentarios (0) Bitacora

DOSMILEROS EN LAS MONTAÑAS ROCOSAS

Dosmiles Castilla y León

Uno de los sueños de cualquier amante de las montañas es visitar en algún momento las míticas Montañas Rocosas. Siempre nos habían dado envidia los amigos que allí habían estado y …. ahora podemos contar nuestra experiencia en las rocosas montañas.

 

Sin duda, hemos tenido que hacer un esfuerzo importante en esta ocasión, pues precisamente cerca de casa esto no está. En cualquier caso la ocasión lo merecía. Así pues, tras el largo viaje llegamos al paraíso de los inmensos bosques de coníferas que compiten entre sí por llegar más cerca del cielo.  Aquí los rayos de sol se enfrentan al laberinto de las ramas para poder penetrar entre las ramas y así alcanzar el suelo, donde no hay tierra sino solo nieve. Nieve y más nieve.

Nuestra toma de contacto fue fantástica. Hacía falta acertar con el tiempo, y vaya si acertamos, así que todos los factores estaban de nuestro lado. Llegamos con el subidón y nada más llegar nos calzamos los esquís. La primera parte de nuestra ruta fue fantástica, transitando por los caminos de aquel inmenso bosque por una nieve estupenda donde todavía no se había dibujado ninguna traza de esquís. Las típicas cabañas de madera, que parecían hundidas en la nieve que encontramos a lo largo de nuestro recorrido, daban al conjunto ese aire de parque natural. De pronto el bosque dio paso a un gran lado helado, a los pies de inmensos farrallones de roca, de los que colgaban impresionantes cascadas de hielo a las que se nos iban instintivamente los ojos. Sin embargo, nuestro objetivo en esta ocasión no era la escalada en hielo, sino el disfrute con los esquís en las  zonas altas. Había que remontar por encima del lago -de origen glaciar-, donde el bosque terminaba y comenzaba, en un nivel superior, otro paisaje. El de la inmensidad del paisaje nevado, el de la montaña  en estado puro.

Por mucho que te hayas documentado de una zona, no hay nada mejor para moverte por ella que encontrarte con gente que la conoce a la perfección. En esta ocasión, puesto que íbamos tan extasiados con el paisaje sacando fotos, dimos tiempo a que un grupo de montañeros de la zona, también con esquís, nos alcanzara. Ellos nos fueron guiando y acompañando con su animosa conversación hasta la primera cima del día, tras la cual se lanzaron en un vertiginoso descenso por una nieve fantástica. Nosotros nos despedimos de ellos, pues queríamos alcanzar otras dos cumbres más (como de hecho hicimos). No obstante, al final de la jornada volvimos a encontrarlos y compartimos algún tramo del descenso hasta llegar todos juntos de nuevo hasta el lago helado y luego deslizar de nuevo suavemente por aquel maravilloso bosque.

Solo por esta fantástica jornada bien ha merecido la pena el viaje. Y es que Soria está  muy lejos. Sobre todo para el amigo Eloy, que viene desde Ponferrada. Llevábamos mucho tiempo esperando pillar una nevada como ésta para recorrer los bosques de la Sierra de Urbión y coronar sus cumbres con esquís. Desde la Laguna Negra, los picos de Llanos de la Sierra, El Rasón, y el Hoyo Oscuro, todos ellos bajo la figura omnipresente del Pico Urbión. Gran jornada!!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR