7 junio, 2016 Comentarios (0) Excursión recomendada, Segundera y Cabrera Baja - Excursion

EL MONCALVO Y EL RECUERDO DE UN PASADO GLACIAR

Dosmiles Castilla y León

Máxima Altitud: Moncalvo 2.044

Zona: Parque Natural del Lago de Sanabria. Sierra Segundera. Zamora.

Coordenadas Moncalvo X: 680909 Y: 4674101 Z:2.044

Desnivel: 950 metros

Distancia: 19 kms. (ida y vuelta)

Orientación: este

Dificultad: media

Horario: Unas 8 horas, ida y vuelta, a ritmo normal.

Descarga de ruta: http://bit.ly/14xpLrJ

Observaciones: A pesar de ser una ruta no compleja técnicamente, es bastante exigente por su longitud. En caso de niebla mejor no aventurarse sin GPS. En la zona de la Laguna de Lacillo nos puede tocar andar por tramos de sendero perdidos entre las escobas.

 

 

Todavía quedan rastros de la primavera en las montañas zamoranas y para encontrarlos nos desplazaremos al parque natural del lago de Sanabria, en el extremo noroccidental de dicha provincia. Uno de los rasgos que más define este parque son los vestigios que el glaciarismo del cuaternario ha dejado en su relieve, moldeando amplios y profundos valles, circos glaciares, rocas aborregadas, morrenas y, un conjunto de más de veinte lagos. De entre éstos últimos, el más representativo y conocido de todos es el lago de Sanabria, el «Mare Lacum», que luce con orgullo el título de ser el mayor espacio lacustre origen glaciar de toda la península ibérica, ocupando 318,7 ha y con una profundidad que supera en algunos puntos los cincuenta metros. Precisamente, por encima del lago se levantan dos grandes sierras, que constituyen los límites del parque natural: al oeste se sitúa la sierra Segundera (dirección norte-sur) y al este (en dirección este-oeste), la sierra de la Cabrera. Algunas de sus cumbres superan los dos mil metros de altitud (Peña Trevinca, Moncalvo, Peña Negra, etc. en la sierra Segundera, o el Picón, el Faeda, el Camello o el Vizcodillo en la Cabrera). Sin embargo, a pesar de ser tan altas, su disposición es la de una prolongación de alomadas crestas poco abruptas, consecuencia lógica tras aquel pasado glaciar. Esto hace que todas estas sierras sean un terreno totalmentepropicio para la práctica del senderismo en montañas de altura.La ruta que hoy proponemos tiene como objetivo ascender a la cumbre del pico Moncalvo, que con sus 2044 metros, cierra hacia el sur -junto a su hermano menor, el Moncalvillo- la línea de elevadas cotas de la sierra de Segundera.

Para iniciar nuestra excursión ascenderemos por la carretera que, desde San Martín de Castañeda, llega hasta la Laguna de los Peces. Es ésta otra laguna de montaña de origen glaciar que se encuentra ubicada a una altitud de 1.700 m, lo que hace que pase gran parte del invierno helada. Dejaremos nuestro vehículo poco antes de llegar a la laguna, donde termina la carretera, en el aparcamiento habilitado al efecto.Saliendo de este lugar, nuestra ruta parte hacia el nor-noroeste. Es preciso estar atento nada más salir a una primera bifurcación. El camino que sale hacia la derecha (norte), y que asciende en dirección a una cabaña, bajo la peña Cabrita, es el que sigue la ruta que lleva a la Peña Trevinca. Nosotros, en vez de tomar ése, deberemos seguir hacia el noroeste por el cauce, seguramente sin agua, del arroyo de los Covadosos, durante algunos metros más. Pronto divisaremos, a nuestra izquierda, un camino que asciende al collado de la Ventosa que constituye la primera “tachuela” de la jornada, y en cuya parte superior encontraremos una preciosa laguna –la de La Ventosa-, bastante más modesta que las anteriores. La buena noticia, una vez llegados a este punto, es que nos encontramos ya a 1840 metros de altitud, es decir sólo doscientos metros por debajo de la cumbre del Moncalvo, que ya se ve a lo lejos. La mala noticia, sin embargo, es que tendremos, previamente que descender hasta el curso del rio Tera, entre Vega de Conde y Vega de Tera, que se sitúa a 1580 metros, perdiendo consiguientemente muchos metros de altura. El camino es bueno y nos pemitirá disfrutar de la grandiosidad de este valle en el que se encajaba la principal lengua glacial que descendía desde el circo de Trevinca y Peña Survia. La impresionante masa de hielo adquiría importantes proporciones a medida que bajaba por el valle, de forma que, según se ha calculado, al llegar a lo que hoy es Ribadelago, tenía ya casi 15 km de largo y un espesor de más de 300m. Tras cruzar el rio Tera debemos mantener invariablemente nuestra dirección hacia el noroeste. En breve atravesaremos la pista que asciende longitudinalmente por todo el valle hasta su cabecera, pista que a nosotros no nos interesa, pues nuestra ruta sigue por los senderos que, de nuevo en planoascendente, van progresivamente girando hacia el oeste hasta alcanzar una cota más elevada (1700 metros).

Desde aquí ya podremos obtener unas impresionantes vistas del circo glaciar que se sitúa bajo la cumbre del Moncalvo y del elegante lago del Lacillo -situado a sus pies, y que da nombre a uno de los más populares y numerosos clubs de montaña de la capital zamorana-. No tendremos que llegar hasta la orilla del lago si no queremos perder altura, con lo que lo mejor será rodearlo dejando el lago cada vez más lejos a nuestra izquierda, abriendo nuestro itinerario de nuevo hacia el noroeste buscando las sendas -cada vez más perdidas entre las escobas- que nos permitan progresar en dirección a las lomas que conducen al cordal principal. Una vez alcanzado dicho cordal (1930 metros), solo tendremos que seguirlo hacia la izquierda ascendiendo unos metros más para llegar a la cumbre del pico Moncalvo, donde nos espera un sólido vértice geodésico y un gracioso buzón de cumbre.

 

 

El descenso podemos hacerlo por el mismo itinerario de subida o bien, si lo preferimos, por la vertiente contraria del circo, mucho más limpia de las incómodas escobas. En este último caso, solo tendremos que avanzar por el ancho cordal rodeando el circo glaciar siguiendo los difuminados senderos y el sentido común para descender progresivamente por el terreno más evidente dejando a nuestra izquierda la laguna hasta llegar a sus pies en el extremo más oriental, cerrando así el círculo descrito antes de afrontar esta parte de la subida. De vuelta ya sobre nuestros pasos, al cruzar de nuevo sobre las aguas del Tera nos empezaremos a dar cuenta de lo larga que es la jornada. Y es que, llegados a este punto, nos va a tocar desandar el camino para lo que habrá que salvar los más de doscientos cincuenta metros de desnivel que nos separan de la planicie donde se localizaba el lago de La Ventosa. Seguramente este último tramo se nos haga interminable, pero habrá que afrontarlo pensando que desde allí arriba solo nos quedará un breve descenso por el pedregoso camino que nos devuelve a nuestro punto de partida.

Acceso: Desde la A-52 tomaremos la salida de Puebla de Sanabria y en la misma rotonda la primera salida es la que va en dirección al lago de Sanabria. Tras pasar las localidades de El Puente y Galende, en una rotonda, giramos a la derecha hacia San Martín de Castañeda. Desde esta localidad la carretera sube durante diecisiete kilómetros de duras rampas hasta el aparcamiento de la Laguna de los Peces.

 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR