13 mayo, 2013 Comentarios (0) Bitacora

MAMPODRE EN PRIMAVERA: EL PICO MURIAS

Dosmiles Castilla y León

 

La primavera ya está en marcha en las montañas de Castilla y León, pero todavía con algunos titubeos. El invierno ha sido muy largo para los habitantes de los pueblos de las zonas altas, con mucha nieve y pocos anticiclones, con lo que todavía los narcisos no se atreven a salir con fuerza en las praderas de montaña. Nosotros hoy vamos a comprobar de primera mano la situación en uno de los macizos más bellos del norte de la provincia de León, el de Mampodre.

Ciertamente no sabemos muy bien cómo planificar nuestra excursión. Metemos en el coche, por lo que pudiéramos encontrarnos, tanto las zapatillas de monte, como los esquís de montaña ¡cualquiera sabe!. Nuestro objetivo es otro dosmil de los poco frecuentados y casi ni consignado en los mapas. Tenemos que dar las gracias a nuestro amigo Fran, que rastrea como nadie sobre la cartografía los picos de más de dos mil metros que nos pueden quedar por hacer, lo que nos está llevando a picos desconocidos para nosotros y a buen seguro que también para muchos otros que gustan también de esas cumbres tan olvidadas como poco frecuentadas, pues en ellas todavía queda terreno para la aventura.

El pico Murias, que es al que hoy nos dirigimos está en la vertiente sur del circo de Mampodre, entre el Cervunal y el Bustil de Pepe. Aunque desde la localidad de Maraña no se ve mucha nieve en el circo nosotros nos cargamos en la mochila con los esquís, por eso de si en el valle de Valverde pudiera haber aguantado un poco más y así poder hacer la que, seguramente, pudiera ser la última excursión con esquís de la temporada. No obstante, trescientos metros más arriba ya se da vista a la parte alta del valle, bajo la cumbre de la Polinosa y comprobamos con pena que no va a ser muy útil el porteo. Dejamos nuestros esquís, por tanto, y seguimos valle arriba, rumbo al collado del Cervunal. Desde allí, para acceder hasta el pico Murias debemos girar hacia el sur por la linea de cumbres que, primero va perdiendo altura hasta el collado que lleva el mismo nombre que el pico, para luego proseguir por una afilada arista, por un terreno con roca bastante pobre, hasta la misma cima.

Sin ser de dificultad, el itinerario se hace entretenido y a la vez permite que la cumbre sea mucho más gratificante, después de habernos tenido que buscar la vida en esa arista. Bonita cima y buenas vistas sobre otras cumbres (Peña Brava y Bustil de Pepe) que visitamos el año pasado en estas mismas fechas, en aquella ocasión saliendo desde Redipollos. Fantástico esto de poder deleitarse sobre “terreno conquistado”. Mampodre, nunca nos falla!

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR