1 septiembre, 2013 Comentarios (0) Bitacora

POR LAS CUMBRES OLVIDADAS DE PICOS DE EUROPA (Y III)

Dosmiles Castilla y León

 

Tercera y última jornada de nuestra estancia en Picos. Hoy toca el regreso, pero tenemos un largo día por delante en el que hay muchas cosas por hacer. Nada más levantarnos y desayunar como unos señores en el refugio de Cabrones nos vamos para los Picos de Dobresengos. El primer y segundo de estos picos ya los habíamos ascendido en una excursión anterior y nos quedaban pendientes el tercero y el cuarto (este último es el más alto de los cuatro). Aunque la vía normal no puede ser calificada como técnicamente difícil, tampoco está exenta de riesgo, sobre todo la primera parte en la que los pasos, aunque sean de IV están en una zona con mucha roca suelta.  Así las cosas, avanzamos con mucho cuidado la primera parte de la ascensión hasta la reunión en el collado que separa la segunda cumbre de la tercera, para luego en una trepada con roca menos mala, avanzar hasta la tercera cumbre. Desde ahí enlazamos rápidamente con las cuarta sin mayor complicación y retornamos sobre nuestros pasos hasta el collado inicial, donde en un rápel descendemos hasta la base, donde todavía queda un gran nevero –en el mes de septiembre-.

A partir de este momento se trata de ir retornando hacia Cabén Remoña -que es donde dejamos el coche el viernes por la tarde-, ascendiendo algunas cumbres “fantasmas-, que han ido apareciendo en las últimas revisiones que hemos hecho de la cartografía de Picos de Europa. Para ello remontamos el Jou Negro y el Jou del Cerredo en busca, primero de la Horcada de Don Carlos y luego la Horcada de Caín (o Arenizas Baja), descendemos al fondo del Hoyo Cimero y ascendemos en busca de la Collada Blanca. Al norte de la collada, antes de llegar al Tesorero, se levanta una cumbre que desde el Hoyo Cimero se presenta altiva y desafiante. Sin embargo, ascendiendo desde la misma collada no presenta ninguna dificultad. No encontramos nombre registrado para ella y simplemente parece que pueda ser el Alto de la Collada Blanca, con 2480 metros (que, sin duda, no puede confundirse con la Torre Blanca, que se situa al sur del collado). Descendemos de nuevo al collado y nos vamos a la siguiente cumbre de vuelta hacia Pedabejo. Tenemos que pasar por el Tiro de Casares y para ello nos buscamos la vida por los Hoyos Sengros, por debajo de las cumbres del Tiro Llago y del Madejuno. Desde ahí, antes de bajar hacia la vega del Liordes nos quedan dos “deberes”. El primero es otra cumbre de la que tampoco tenemos constancia del nombre, pero que por estar por encima del Jou del Sedo, la denominaremos Torre del Jou del Sedo (2361 m), y que está al sur de la Torres del Hoyo Oscuro. La siguiente, con justos treinta metros de desnivel desde el collado sería una estribación inferior  en la salida del Jou del Sedo hacia el sur y que enlaza con el sedo de la Padierna, con 2156 metros. En nuestro descenso el Alto de la Vega del Liordes (2009), justo por encima del Casetón del Liordes es nuestro último dosmil de la jornada. Fin de semana intenso y muy aventurero en el que ponemos, al menos por el momento, final a las cumbres de dos mil metros en el territorio de Castilla y León en el macizo central de Picos de Europa

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR