4 mayo, 2016 Comentarios (0) Excursión recomendada, Gredos Oriental - Excursion

POR LAS SIERRAS DESCONOCIDAS DE ÁVILA: CUMBRES DEL CABEZO

Dosmiles Castilla y León
DATOS PRÁCTICOS:
COORDENADAS GPS

Cabezo de Gavilanes:30 T 338899 4464066

Cabezo de Mijares: 30 T 339876 4464250

 

DURACIÓN: 7-8 horas, aproximadamente, para hacer las tres cumbres primeras y volver por el itinerario de ascensión. Si queremos completar el itinerario circular hay que contar con unas 10-11 horas

DESNIVEL: 1070 metros 

DIFICULTAD: Itinerario sin grandes dificultades técnicas. No obstante hay que prestar atención a la climatología y no asumir riesgos innecesarios con nieve o con mal tiempo.

DISTANCIA: Itinerario de ida y vuelta hasta el Cabezo de Mijares,17 kms. (itinerario circular, 20 kms)

CÓMO LLEGAR. Tomando como referencia la amurallada ciudad de Ávila, quizás la mejor opción sea dirigirse hacia el sur por la N-403 hacia el Barraco. Desde ahí tomaremos el desvío hacia el oeste por la AV-905 que nos lleva a Navalmoral; desde esta última localidad giraremos hacia el sur hasta Burgohondo, donde tomamos la AV-913 para llegar primero a Navarrevisca y luego hasta Serranillos, donde comienza nuestra ruta.

 No es infrecuente identificar la sierra de Gredos de forma exclusiva con su Sector Central, lo cual se debe al atractivo que ejercen la Laguna Grande de Gredos y las cumbres que se levantan sobre la misma, como el Almanzor o La Galana. Sin embrago, existen a lo largo de esta extensa sierra otros muchos sectores más desconocidos y que concentran un buen número de cimas por encima de los dos mil metros.

Así ocurre con la sierra del Cabezo, que se localiza en sector oriental, al este del puerto del Pico, conformando una interesante alineación montañosa que se extiende desde el Puerto de Serranillos hasta el Puerto de Mijares.  Desde la vertiente norte esta sucesión de cumbres presenta una gran identidad, sobre todo en la perspectiva ofrece desde las localidades de Navarrevisca o desde Serranillos. Su vertiente sur resulta igualmente atractiva, pues se levanta como una potente muralla rocosa que, a pesar de sus formas redondeadas, alcanza casi mil quinientos metros por encima del valle del Tiétar.

Existen multitud de opciones de alcanzar estas cumbres. Desde el norte hay rutas que parten desde Serranillos y desde Navarrevisca. Si preferimos acceder desde el oeste podemos hacerlo  sin mucho esfuerzo desde el puerto de Serranillos. Desde el este, también  cuenta con un buen acceso desde el Puerto de Mijares, remontando el Castillejo en un interesante itinerario que atraviesa en primer término la contigua sierra del Artuñero. Sin embargo, si no nos importa salvar un mayor desnivel, también podremos hacerlo desde la vertiente sur, partiendo desde las localidades de Mijares o de Gavilanes.

De entre todas estas interesantes alternativas nosotros nos vamos a decantar por la que parte de la localidad de Serranillos, a 1220 m.s.n.m.. Situados dentro del núcleo urbano en dirección sur  -hacia el puerto de Serranillos-, debemos dejar la carretera para cruzar a nuestra izquierda el puente que cruza el rio todavía en el casco urbano. En cuanto salimos del mismo entraremos en una buena pista que remonta hacia el sur el rio de la Garganta del Puerto de Pedro Bernardo.

En algo menos dos horas habremos alcanzado el collado del Puerto de Lagarejo (1.657 m), desde donde giraremos hacia el este por un sendero que en fuerte pendiente va trazado zetas entre la vegetación de matorral hasta alcanzar nuestra primera cumbre del día, el modesto Risco de Miravalles.

El itinerario sigue ahora por el ancho cordal de cumbres, descendiendo unos metros primero, para luego empezar a coger nuevamente pendiente en dirección a los Llanos del Cabezo y más tarde hacia el Cabezo de Gavilanes (o Cerro del Cabezo), que con sus 2191 metros constituye la máxima elevación de toda la serranía.

Son muchas las opciones que se nos pueden plantear al llegar a esta cumbre. Hacia el norte se desgaja del cordal principal la pedregosa cumbre  de la Picota (2.158 m), que siempre resulta atractiva si no queremos continuar el cordal principal hacia el este. Sin embargo si la línea de cumbres es nuestro objetivo deberemos partir en busca de la cima del Cabezo precedida por el Cerro del Tambor. El itinerario en este tramo es mucho más cómodo, pero hemos de tener en cuenta que en estos meses de invierno es frecuente que las nubes se posen sobre estas elevadas cotas -tal y como nos ocurrió a nosotros-, lo que nos debe llevar a extremar la prudencia, y no dudar en dejar para otra ocasión nuestra excursión si no llevamos ropa de montaña adecuada a estas altas cumbres y si no nos hemos preparado con plano y gps para no perder nuestro rumbo.  La cumbre del Cabezo es la segunda más alta de toda la sierra (2187 m), pero constituye el enclave donde se ubica el vértice geodésico. El pilar antiguo está caído y en su antiguo emplazamiento le sustituye una torreta de piedras. 

A partir de este punto, hacia el este comienza la serranía de la Centenera, con tres cumbres más: La Centenera y La Cabeza Santa y La Peluca (esta última cuenta también con un vértice geodésico). Cuando alcancemos la cumbre del Cabezo llevaremos alrededor de cuatro horas de marcha, de modo que será el momento de decidir si vamos a volver a nuestro punto de origen por el mismo camino de ascensión -nos llevará algo menos de tres horas- o si queremos prolongar nuestra actividad hacia estas cumbres, en cuyo caso describiremos un itinerario circular más largo -otras tantas horas como las que hemos invertido hasta aquí-  y más duro -pues todavía nos queda otro tramo de subida y una bajada un tanto complicada-, de modo que esta opción exigirá estar todavía frescos y disponer de varias horas de luz por delante -.

Si optamos por la segunda alternativa  debemos afrontar el recorrido que con una fuerte pendiente nos separa de la Cabeza Santa, cumbre coronada por una sucesión de grandes torretas de piedra. El descenso hacia Serranillos se hace por el cordal que, entre la Cabeza Santa y la Peluca desciende hacia el norte. No es un trazado claro; más bien al contrario exige buscar entre los piornos el itinerario menos malo que, al menos durante algún tramo transcurre junto a una antigua valla de piedra. Al llegar al fondo del valle -en la zona conocida como el Hoyo- tendremos todavía un tramo en el que habrá que cruzar varios muros entre los prados en busca de la mejor opción que nos lleve de vuelta a Serranillos. 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR