5 Mayo, 2016 Comentarios (0) Excursión recomendada, Sierra de Villabandin - Excursion

RODANDO POR OMAÑA EN BUSCA DEL SUSPIRON

Dosmiles Castilla y León

DATOS PRÁCTICOS

Altitud Máxima: El Suspirón (1.829 metros)

Zona: Omaña (Leon)

Coordenadas: X 730891 Y 4738896 Z 1.829m

Salida: Murias de Ponjos

Desnivel: 861 metros hasta la cumbre.

Distancia: 34 kms. (ruta circular)

Dificultad: moderada

Horario: Unas 4 horas y media (en bicicleta de montaña)

Descarga de ruta: http://goo.gl/8CgEZV

Inclinación máxima: 20%

 

 

Cuando en los años 70 del siglo pasado el californiano Gary Fisher adaptó a una bicicleta convencional los desarrollos, amortiguación y ruedas que permitieran rodar caminos no asfaltados de fuerte pendiente, estaba abriendo un mundo deposibilidades en la aventura de los deportes extremos, que ya a partir de los 90 comenzaron a ser populares.

Es el montañismo, o en realidad los amantes de la montaña, los que más han sabido aprovechar las ventajas de esta variante del ciclismo, impulsando esta modalidad hacia una nueva dimensión, al hacer que con la bici de montaña vivamos sensaciones diferentes de aquellas que proporciona el excursionismo. Con cada camino, pista o sendero trazado con una bici de montaña, quizás se pierden fragmentos que sólo son capturados si los recorremos a pié, pero también surgen nuevas vivencias que nunca podríamos experimentar de otro modo. Avanzar hacia una cumbre pedaleando por pendientes que pueden llegar al 20% supone sin duda desafiar la gravedad y el equilibrio y muchas veces la condición física, pero eludir ese reto es perderse algo grande, renunciar a explorar nuevas experiencias que, sobre las ruedas de una bici, nos mostrarán el elevado y sinuoso camino hacia la euforia más pura.

La ruta que describimos hoy va a completar la ascensión al Suspirón, una cumbre de 1.829 metros situada en la comarca de La Omaña, en la media montaña leonesa. La Omaña es muy conocida por pescadores y cazadores, pues en ella se encuentran maravillosos ríos trucheros y reservas de caza de rica diversidad. Hoy en día es una zona que cuenta con una buena acogida por parte de aficionados al ciclismo en ruta y también al ciclismo de montaña, porque su orografía abre posibilidades que se adaptan a la medida de cada deportista.

Subir el Suspirón nos ha requerido complementar ciclismo y senderismo ya que los últimos 120 metros hasta la cumbre los tendremos que realizar andando. Pero hoy no hemos podido resistirnos a la tentación de subir con nuestras monturas hasta el vértice geodésico que señala la cumbe y, entre genistas y brezos, y las últimas nieves caídas estos días atrás, serpenteamos esta corta ascensión tratando de encontrar el camino más fácil por donde después alguno de nosotros se atreverá a descender en bici.

Antes de echar el pie a tierra, hemos dejado una pista que en un tramo último de unos 1.800 metros de longitud concentra las mayores pendientes del recorrido a las que se une la dificultad añadida de unos tramos cuyo firme presenta gruesa piedra suelta. Son totalmente ciclables pero requieren destreza, fuerza y algo que este deporte y estos lugares exigen siempre; gran capacidad de esfuerzo y espíritu de superación.

El resto del recorrido hasta alcanzar esta altitud, tiene una dificultad moderada. Partiendo de Murias de Ponjos, donde hemos dejado los coches, la carretera LE-460 en dirección E, nos lleva hasta un desvío a la izquierda, donde una pista de tierra marca la primera rampa con una pendiente que puede parecer dura por ser la primera de la jornada, pues apenas han pasado cinco minutos desde que tomáramos la salida. Superada esa rampa amplia y de buen firme, a unos dos kilómetros del inicio la pista hace una bifurcación. Nosotros tomaremos las empinadas rampas de la izquierda, con un giro de 90 grados. Continúa la ascensión desde Murias de Ponjos por una pista en buen estado que nos lleva en suave pendiente y, en continuo serpenteo, vamos ganando altura hasta los 1.370 metros. Aquí llegando al kilómetro 5, tenemos en frente una cuesta que parece imposible. Por suerte el camino vira a la izquierda y podemos continuar a buen ritmo. Un poco más adelante tras una revuelta a la derecha la pista se convierte en un camino muy poco rodado pero de gran belleza. La primavera está en plena explosión de color y rodamos envueltos por un campo de matorral herboso, cuajado de flores por donde finos arroyos bajan las últimas nieves del invierno.

 

 

El trayecto es, hasta los 1.710 metros, una ascensión continuada que da algún respiro en cortos descensos. Avanzando hacia la cumbre, van apareciendo gradualmente las siluetas bien conocidas de nuestras queridas montañas; Arcos del Agua, Fasgarón, Nevadín, Tambarón, y se adivinan las comarcas de Babia-Somiedo y la sierra de Los Ancares. Unas vistas excepcionales al NO y O desde lo alto, nos animan a preparar próximos destinos en este ambiente ahora tan distendido, una vez alcanzado el objetivo de la cumbre del Suspirón, una cumbre menor desde el punto de vista montañero, pero de plena satisfacción para una actividad mixta como la realizada en el día de hoy.

Completamos este recorrido circular de 34 kilómetros descendiendo por una pista que atraviesa un parque eólico situado a cota 1.600m. Después de un descenso que puede ser muy rápido pues el firme en este tramo es excelente y la pendiente prolongada, llegaremos nuevamente a la carretera LE-460 que tomaremos en dirección E hasta nuestro punto de origen. Antes, en cota 1.458m, hemos podido tomar un desvío por una pista que dejamos a nuestra izquierda, y que conduce directamente hasta el pueblo evitando así el último tramo de asfalto.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR