27 junio, 2018 Comentarios (0) Aventuras, Bitacora

TRANSANCÁRICA. Travesía Integral de la Sierra de Ancares

Una de las aventuras que teníamos pendientes en nuestra agenda desde hace tiempo era hacer el recorrido integral de la Sierra de Ancares. Ya lo habíamos hecho en el año 2016 con esquís en dos jornadas muy disfrutonas. Sin embargo desde entonces nos rondaba por la cabeza la idea de hacerlo de un tirón, en una sola jornada, en plan ligero. Dicho y hecho. No hizo falta insistir mucho a Marcos y a Rober y nos pusimos manos a la obra. La idea era unir toda la sierra desde su extremo suroccidental, saliendo del limite mismo entre Castilla y León y Galicia, en el puerto de Portelo, hasta la zona más nororiental, donde las montañas pierden entidad, en la asturiana vega del rio Ibias, en las proximidades de Degaña .

Salimos todavía de noche de Portelo (1068 metros) y pronto cogimos el cordal de Ancares, antes de llegar a Peña Rubia (1822),  la primera cumbre del día. Luego fueron cayendo todas las cumbres del cordal:  las Penas da Verdía, Alto das Becerreiras, Alto de Valongo, Alto da Trapa, Tres Obispos, Os Penedos de Donis, Pico dos Charcos, Corno Maldito, Pico de Lagos, Mostallar, Peñalonga y Cuiña, hasta llegar al Puerto de Ancares.

En algunos tramos nos tocó luchar más de la cuenta con los brezos que cubrían el camino o incluso lo habían hecho desaparecer; en otros tramos rocosos, en los que había que estar atentos para no lastimarse y para no tomar decisiones equivocadas en cresterios que nos hicieran perder mucho tiempo, pero realmente eso es lo que más nos gusta de estas actividades tan montañeras buscando zonas menos conocidas y visitadas.

 

 

En el mismo puerto nos esperaba nuestro amigo Eloy con un aviuallamiento que nos dio la vida después del desgaste acumulado la primera parte de la jornada y fuerzas y ánimos para acometer la segunda parte, que también tenía su telita.

La primera cumbre tras el almuerzo fue el precioso pico Miravalles,  hasta donde el camino volvía a recuperar una buena senda. Desde ahí,  muchos tramos de campo a través, sin camino, pero con la sensación de un espacio salvaje en el que disfrutamos  de la auténtica sensación de aventura que tanto nos gusta de la montaña. desde donde seguimos primero hacia el este, en dirección al Alto de la Laguna, luego de nuevo hacia el norte. Las cumbres se sucedían una tras otra: Alto de la Pesca, Alto de la Estaca, Alto del Cuadro, el  Ladeirón, la cimas de Peña Rogueira y Turrunteira, el Pico de la Camposa,  el Teso Mular y el Pico de la Moredina. Llegamos así la zona más conflictiva de recorrido. Nuestro amigo Juanjo ya nos había advertido de que en esta zona, antes de la bajada hacia el puerto del Trayecto podíamos tener dificultades como consecuencia de que había crecido un bosque bajo de robles que hacía que el descenso directo resultaba prácticamente imposible, con lo que tuvimos que echarnos la vertiente norte un poco antes de lo previsto, para acabar, tal y como teníamos planificado, en la vega asturiana de Ibias, a la altura de Degaña.

Al final salieron 23 cumbres en  52 kilómetros, con 8.700 metros  de desnivel acumulado. Un buen tute, pero una mejor experiencia de pura aventura en la Cordillera Cantábrica.

 

VIDEO TRANSANCÁRICA

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR